Los Underwood contra el mundo

 

En Mars Attacks, Jack Nicholson lucha contra los extraterrestres con uñas y dientes; en Air Force One,Harrison Ford nos demostró que estaba más en forma que la plantilla del Alavés y, cuando los habitantes de Springfield tuvieron que decidir entre Kang y Kodos, nuestro corazón se dividió irremediablemente. Pero a la hora de presidir la nación de las barras y estrellas un apellido acapara todos los titulares: Underwood. Un matrimonio merecedor de todo nuestro desprecio pero que nos hacen vibrar con cada maligna decisión y que regresan a nuestra pantalla en su quinta temporada dispuestos a lograr la ansiada reelección.

“Me he cansado de intentar ganarme el corazón de la gente”

A pesar de que la victoria de Trump el pasado noviembre pasará a la historia como una de las mayores sorpresas de el sistema democrático occidental ( solo superada por la de Portugal en Eurovisión), House of Cards ya había demostrado anteriormente que en Washington nada es lo que parece ser.
La que es considerada por la crítica como uno de los thrillers políticos más despiadadamente adictivo llegó a nuestras pantallas en 2013.  Escrita por Beau Willimon y avalada por el maestro David Fincher ( que proporcionó el estilizado toque visual que caracteriza a la serie), la ficción de Netflix consiguió mostrar los entresijos de la política, sus presiones, tratos de favor y, en ocasiones, sus crímenes. Ayudada de un clima gloriosamente amenazador y unos diálogos dignos de dramaturgos griegos, House of Cards ha conseguido convertirse en un fenómeno de la cultura popular y se ha coronado como una de las series más vistas y premiadas de los últimos años.

La quinta temporada nos sitúa en la dos semanas previas a las elecciones presidenciales, donde Frank ( Kevin Spacey) y Claire Underwood ( Robin Wright) ven peligrar la presidencia al enfrentarse al aparentemente perfecto (y republicano) Will Conway. Con la lucha contra el terrorismo como telón de fondo y el equipo de investigación del Washington Herald siguiendo cada uno de sus pasos, el matrimonio más temido de América parece dispuesto a demostrarle a todo el mundo que, a la hora de conservar el poder, todo vale.

Tras ganar seis premios Emmys y dos Globos de Oro, House of Cards enfrenta esta temporada sin su creador y capitán Beau Willimon, pero con la incorporación de Robin Wright como productora ejecutiva y directora de cuatro episodios. Siguiendo la estela de las anteriores temporadas en el reparto destacan nombres como el de Boris McGiver, Michael Kelly o Paul Sparks y se une la siempre brillante Patricia Clarckson en el papel de la nueva asesora política de Claire.

Los fans de la serie nos hemos convertido casi sin quererlo en cómplices del matrimonio Underwood y ansiamos verlos conseguir todo lo que se propongan. Si algo nos ha demostrado el mandato de nuestro amigo Donald es que la realidad supera siempre a la ficción, y es que puestos a ver a alguien cargándose el sistema político occidental preferimos a Frank y Claire que al menos hablan estupendamente, tienen más clase y no son tan naranjas.

La quinta temporada de House of Cards está disponible en Movistar + a partir de el miércoles 31 de mayo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close