Brexit: A love story

Tim carga su fusil y se dirige a Bruselas. Sin vuelta atrás. El pueblo ha hablado. La incertidumbre bombardea Londres, Escocia, Gales y Nottingham. El miedo es palpable pero el arma está cargada. Al subir al tren que atravesará con la velocidad del rayo el Canal de la Mancha mira hacia atrás. Aprieta el filtro de su cigarro y lo arroja a las vías. Tras eso sonríe.

Donald no se lo puede creer. Meses de tumulto y el día ha llegado. Las negociaciones que se avecinan alargarán el proceso por años, por lo que el estrés que le machaca la sien es otro. El disparo certero acababa de agrietar un proyecto que parecía de titanio. Y en Europa los tiradores asoman cada vez más los cañones de sus rifles. Ven el rédito que se puede sacar de una Unión que ya perciben como carroña palpitante.

eight_col_01-Header-Exit-Door

El fax no para de sonar. Donald martillea la mesa con furia. Cientos de informes con cientos de hipótesis con cientos de miles de datos macroeconómicos. Que Escocia esto, que Gibraltar lo otro, que Belfast esto, que Birmingham lo otro. Se abren las negociaciones de un divorcio tan complejo que algunos abogados estiman en 6 años su finalización. Eso los optimistas. 44 años de matrimonio dan para demasiados vínculos como para que todo se resuelva con un apretón de manos.

Y ni Donald, ni Antonio, ni Jean-Claude saben cómo responder.

¿Qué represalias tomar?¿Buscar el escarmiento hacia los demás países?. Un golpe de autoridad y a rendirse al Gran Leviatán que es Europa. O quizás no. Quizás unos términos demasiado agresivos desaten una revolución que ya se siente inminente. Pero, dejar que doña Theresa y los suyos abandonen el proyecto común sin sangre, sudor y lágrimas probablemente anime al resto de díscolos. No hay nada realmente claro.

Bueno sí, algo sí. Que esta semana se ha formalizado. Ya es una realidad y, a la espera de las negociaciones y del impacto de lo que se decida hacer (o no hacer) con Escocia, el Brexit se ha activado. La Europa de los Veintisiete (raro de decir, como que año es durante las primeras semanas de Enero) deberá lidiar con un Reino Unido que ya ha terminado de empaquetar sus cosas.

Donald Tusk traga saliva mientras sus empapadas manos agarran temblorosas el papel que Tim le ha dado. Una ruptura amistosa, un siempre seremos amigos.

Su cabeza reproduce ecos de Casablanca.

We are leaving the European Union, but we are not leaving Europe, and we want to remain committed partners and allies to our friends across the continent.

14907872751101.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close