Destripando los Oscars: ¿Sabías que la Animación también compite?

MEJOR LARGOMETRAJE DE ANIMACIÓN

La rebelión contra el binomio Pixar-Disney es oficial. Tres largometrajes americanos y dos con nacionalidad extranjera nominados a Mejor Película de Animación y solo dos de ellos fueron a parar al gigante. El resto de grandes, tampoco han salido bien paradas. Illumination Entertainment no consiguió meter a Mascotas en los Oscars y con ¡Canta! se quedó a las puertas. Por su parte, DreamWorks Animation tampoco tuvo suerte ni con Kung fu Panda 3, ni con Trolls. Ni siquiera Warner ha despuntado con su prometedora Cigüeñas. Este es el  año de las productoras independientes, las que arriesgan por proyectos atractivos y apasionantes.

Buscando a Dory no va a tener ni la oportunidad de repetir la gesta de su precuela doce años después a pesar de haber recaudado en taquilla más de 1.000 millones de dólares. Las críticas y los académicos no la han considerado para esta edición de los Oscar. Se convierte en un fracaso para Pixar, que este año no ha conseguido estar nominada de forma independiente.

4b943fc24c00d65a2b6d99fc8a045865

De entre las nominadas, La tortuga roja es el largometraje más interesante. Estrenada en el Festival de Cannes y con la participación del mítico Estudio Ghibli, la coproducción entre Francia, Japón y Bélgica es una auténtica maravilla para los sentidos. Con el estilo clásico de la productora, destaca la sencillez de su animación, el protagonismo de la música y sus ausentes diálogos, Sentimiento y ternura a través de la historia de un náufrago que llega a una isla desierta y aprende a convivir con los animales, y con una latente soledad.

La otra película extranjera en esta categoría es La vida de Calabacín. Dirigida a un público adulto, este largometraje francés de apenas más de 60 minutos cuenta la devastadora historia de un niño que acaba en un orfanato tras perder a su madre alcohólica. Su mensaje, escondido tras un estilo de dibujo infantil, intenta transmitir valores como la posibilidad y la alegría en un contexto desfavorable y enfermo.

La tercera película nominada en la categoría más joven de los Oscar pertenece a la jovencísima productora Laika, que se cuela por cuarta vez entre los favoritos a llevarse la estatuilla. Kubo y las dos cuerdas mágicas ha afianzado el nivel y la calidad de Los mundos de Caroline creando un universo fantástico a través de una animación sin precedentes. El detallismo de la imagen hace dudar de la naturaleza de la técnica empleada, cuesta distinguir si está realizada en stop motion o si, por el contrario, está creada en 3D. Como sea, una propuesta entretenida para todos los públicos en forma de aventura. Con una moraleja, la esperanza.

La Academia también ha reconocido el valor de una de las apuestas de este año de Disney, la polémica Vaiana. En 2015 la prensa internacional se hacía eco del forzado cambio de nombre inicial de proyecto, Moana, por el de Vaiana, debido a conflictos mercantiles con una empresa de perfumes. Pero esta no ha sido su mayor controversia. Por fin, Disney ha creado a  la “princesa más feminista” sin una manida historia de amor que le acompañe. Una joven fuerte, valiente e independiente que decide emprender un viaje para salvar a su pueblo. Una apuesta diferente y, sobre todo, un poco más madura que no ha acabado de convencer a la audiencia infantil, que no ha recibido con los brazos abiertos a la heredera de Elsa, la protagonista de Frozen.

giphy (1).gif

Sin embargo, la favorita a llevarse el Oscar al Mejor Largometraje de Animación es Zootrópolis. Aclamada por crítica y venerada por la audiencia en las salas de todo el mundo, ha sido definida por su brillantez a la hora de entretener al espectador. Un formato tradicional de Disney, poco arriesgado, con animales parlanchines, chistes recurrentes, héroes en busca de justicia y animación visual perfecta, pero clásica. Ya se sabe, lo tradicional bien hecho siempre triunfa. Y en Zootrópolis todo está en armonía, todo menos el final musical de Shakira, que resulta innecesario.

giphy.gif

MEJOR CORTOMETRAJE DE ANIMACIÓN

A pesar de delimitar al público con trabajos repletos de personalidad, la categoría de cortometraje de animación como la de cortometraje de ficción siempre es la categoría olvidada. Y eso que ha servido de lanzadera de grandes directores y profesionales del cine como John Lasseter o Hayao Miyazaki. Por eso, estas categorías deben ser tenidas en cuenta a nivel internacional.

Otro de los mantras con los que compite esta categoría es que la animación es para niños. Y, lo cierto es que cada vez menos la animación, y los cortometrajes en específico, están destinados a los más pequeños de la casa. Borrowed time es un ejemplo de ello. Una durísima y angustiosa historia que gira entorno a un sheriff con un pasado latente. Un personaje taciturno, con cierto parecido a Daniel Day-Lewis, que trata de afrontar un error  pasado y conseguir misericordia.

De entre los nominados, se encuentran dos cortometrajes con nacionalidad canadiense con muchas intriga. El primero de ellos es Blind Vaysha. La historia de una niña que nació con un ojo verde y otro castañ, en el que el color es lo de menos. Por el ojo izquierdo ve el pasado y por el ojo derecho, el futuro. Vaysha no puede ver el presente.

El segundo corto canadiense es igual de interesante. Sidra de pera y cigarrillos cuenta en 34 minutos la alocada vida de su protagonista, Techno, que espera en un hospital de China un transplante de hígado. Como valor añadido, el cortometraje fue realizado enteramente con Photoshop, contiene una espectacular banda sonora y un diseño cromático similar al estilo de una novela gráfica.

Pixar sí esta nominada individualmente en esta categoría y después de quince años sin lograr una estatuilla como cortometraje, la productora parte como ganadora en las apuestas de críticos y público. La telonera de Dory en los cines de todo el mundo, Piper, es la historia de un pequeño pájaro que tiene que enfrentarse al mayor de sus miedos, el mar, para conseguir alimento.

giphy (2).gif

Por último, cabe destacar el innovador cortometraje Pearl, sobre la relación de un padre y su hija a través de los años en una sola localización, el coche. A través de 360º, este corto consigue que el espectador sea partícipe de la historia moviendo él mismo la cámara. Una espléndida técnica para fomentar la inmersión del público pero que que puede causar que el espectador se pierda algo fundamental de la historia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close