Los Oscar: historia de una obsesión

Al igual que Cady Heron en Chicas Malas, los seguidores de los Oscars nos pasamos el noventa por ciento del tiempo hablando de la carrera, y el otro diez por ciento deseando que alguien saque el tema para poder hablar de nuevo.
No nos perdemos ninguna gala de los DGA, SAG, BAFTA, PGA, Premios de la crítica de Ohio, Baltimore y demás ciudades estadounidenses. Escudriñamos tráilers desde el mes de septiembre con la esperanza de encontrar un atisbo que nos permita afirmar que “esta sí, esta es de Oscar”.
Pero, ¿a qué se debe este fanatismo? ¿Cuándo decidimos dedicar cuerpo, alma y horas de sueño a esta pugna cinematográfica? Cada seguidor tiene su momento predilecto, ese que nos hizo vibrar y decidir que durante seis meses al año, la única competición que nos interesa es la carrera hacia la estatuilla dorada.

Cuando la Academia decidió humillar a Ben Affleck.

Nuestro macarra de Boston favorito, sorprendió en 2012 con la academicista ‘Argo’ y comenzó a arrasar en todos los premios habidos y por haber. Como buenos narcisistas, a los académicos les encantan las películas que hablan sobre el mundo de Hollywood (‘Birdman’, ‘The Artist’) así que, cuando descubrieron que la cinta de Affleck los retrataba de una manera amable y nostálgica se convirtió en su clara favorita. En la ceremonia de 2013, la academia decidió dar al ex de J-Lo una palmadita en la espalda premiando a su película con tres estatuillas pero la acompañó de una bofetada en la cara: Affleck no fue nominado a mejor director a pesar de haber ganado el globo de oro un par de días antes. Nuestro amigo Ben no ha levantado cabeza desde entonces, encadenando fracasos tanto en su vida personal como profesional y dando lugar a esa imagen de estrella errante y taciturna.

sad ben affleck depressed overwhelmed its over

El sorpasso de las actrices secundarias.

En la última década un cambio en las categorías actorales ha ido tomando forma. Las interpretaciones femeninas se han convertido en una de las categorías mas reñidas y con más alto nivel de la carrera. Conseguir una nominación se ha convertido en una carrera casi mas complicada que alzarse con el galardón. En ese momento, las distribuidoras encontraron un atractivo filón llamado ‘Mejor Actriz Secundaria’.
En los inicios de esta categoría las interpretaciones premiadas respondían a las características propias de un papel secundario. El tiempo en pantalla era inferior al del protagonista, no poseían una trama propia, y su papel era principalmente el de un ayudante o soporte para el hilo de la historia. Tomemos ahora como ejemplo a la última ganadora del Oscar a ‘Mejor Actriz Secundaria’: Alicia Vikander, que deslumbró el año pasado con su interpretación de mujer que sufre estar casada con Eddie Redmayne mientras él le roba los vestidos. La crítica estuvo de acuerdo en que Vikander compartía con Redmayne el mismo tiempo en pantalla e importancia en la trama, pero aquel año el Oscar a mejor actriz estaba muy reñido así que ‘Ali’ decidió pedir a la distribuidora que la presentase como secundaria. Unos cuantos meses de promoción nos dieron como resultado un Oscar en la repisa del salón de la sueca y una de las fotos más bonitas de los últimos años en nuestra hemeroteca.

For your consideration, Melissa Leo.

Hay ciertos requisitos que debes cumplir si quieres conseguir el Oscar. La promoción es uno de los pilares fundamentales, junto con no comer para entrar en el vestido en el caso de las actrices. Ruedas de prensa, festivales europeos, momentos divertidos y perfectamente orquestados por los publicistas en el programa de Jimmy Fallon son algunos de los ejemplos que vemos cada año. Pero en 2010, la australiana Melissa Leo decidió protagonizar la campaña promocional más brutal y ambiciosa que habíamos visto jamás. Además de insultar y vejar a sus demás compañeras de nominación en la categoría de ‘Mejor Actriz Secundaria’ (llegó a referirse a la actriz que en aquel momento tenía catorce años, Hailee Steinfeild, como “esa pequeña prostituta“)
Melissa pagó de su propio bolsillo una serie de fotos dirigidas a los académicos en las que posaba super natural junto a la piscina con sus abrigos de piel, probando así que no era ninguna muerta de hambre, solo la actriz mas ambiciosa de su generación. ¿Que hicieron los académicos ante esta excentricidad? Premiar a la australiana por su papel en The Fighter.

¿Escándalo? No, gracias.

Atrás queda la época en la que la única razón para ganar un Oscar era la calidad de las películas, lo que se lleva ahora es tener una narrativa. Cuando Slumdog Millionaire arrasó inexplicablemente en 2009, la razón elegida por los medios fue que era una invitación de Hollywood al cine multicultural. 12 Años de Esclavitud consiguió en 2013 convertirse en la primera película protagonizada por actores afroamericanos en alcanzar la estatuilla.
Cada año los publicistas de Hollywood consiguen encontrar una razón que convezca a los académicos de que deben premiar su película (Harvey Weinstein es un experto en la materia como podréis descubrir más abajo), pero el problema aparece cuando esa narrativa se ve empañada por el escándalo.
Pongamos un ejemplo; en 2015 la carrera fue acompañada del movimiento #OscarsSoWhite que reivindicaba la polémica falta de actores negros nominados. Por suerte, el festival de Sundance presentó en febrero la película El nacimiento de una Nación, una historia sobre el levantamiento de esclavos negros en una plantación. Escrita, dirigida y protagonizada por el artista afroamericano Nate Parker. La crítica fue unánime, nos encontrábamos ante la película sobre la esclavitud definitiva y próxima ganadora del premio de la Academia.
Y entonces sucedió. La información de que Nate Parker y su mejor amigo (y coguionista de la película) habían sido acusados de violación en 1999 por una compañera de la Universidad de Penn salió a la luz. Las declaraciones de Parker sobre el escándalo no ayudaron y en menos que canta un gallo crítica y taquilla dieron la espalda a la película.
Como contrapunto a este caso nos encontramos a Casey Affleck, nominado y gran favorito a llevarse la estatuilla a Mejor Actor este año. El hermano de Ben, (con quien comparte su amor por Boston y su cara de champiñón) fue acusado en 2008 por acoso sexual durante el rodaje de I’m still Here. Sin embargo, no ha tenido que enfrentarse a ninguna pregunta ni reproche sobre el tema, al contrario, ha continuado ganando premios y posicionándose como favorito.
¿Nos encontramos acaso ante una comparación racial? En absoluto, la diferencia está entre ser un recién llegado como Parker o un actor ya respetado y con conexiones en la industria como Affleck u otros artistas de la talla de Woody Allen o Roman Polanski.

Golden Globe Awards golden globes golden globes 2017 casey affleck this is weird

Harvey Weinstein. Aquí mi fusil, aquí mi pistola.

No podíamos acabar este repaso a la carrera de los Oscar sin nombrar al hombre que lo cambió todo, el cofundador de Miramax y de The Weinstein Company que ha revolucionado la industria con sus agresivas campañas de promoción. Debemos recordar que Harvey es una persona que ama profundamente el cine (a él le debemos películas como Pulp Fiction o Sexo, mentiras y cintas de vídeo) pero que también es conocido por su megalómana obsesión por los premios. El magnate es un firme creyente de que cada voto cuenta, por lo que ha llegado a proyectar sus películas en asilos de profesionales del cine, para que incluso los académicos en sus últimos momentos de vida votasen por él. Suyas son frases como “si no votas a Lincoln en mejor película es por que eres comunista” o jugadas maestras como hacer que Daniel Day Lewis diera una charla en el congreso de los Estados Unidos sobre la visibilidad de los discapacitados físicos en plena campaña al Oscar por su papel en Mi pie izquierdo. Cartas falsas firmadas por viejas glorias de Hollywood, amenazas y difamaciones a otros contendientes de la carrera, Harvey acumula 81 oscars y 341 nominaciones y aunque sus últimas películas no han conseguido todos los galardones que a el le gustaría (Descifrando enigma, Agosto, The Butler) parece que este año ha vuelto con las pilas mas que cargadas dispuesto a demostrar que la magia del cine, para bien o para mal, ha cambiado para siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close