La música de Charles Darwin

Según el archiconocido biólogo Charles Darwin y, dicho esto de manera muy simple, la evolución de las especies se basa en que los que soporten una mayor adaptación al medio tenderán a sobrevivir mientras que los que tengan dificultades en esas lides adaptativas, se irán quedando forzosamente por el camino. Como la mayor parte de las teorías que conocemos, la evolución de las especies puede extrapolarse a numerosos ámbitos, y aquí, desde la humilde morada de Sonwall, nos preguntamos: ¿Sucede lo mismo que Darwin aplicaba en su teoría, en el panorama musical? ¿Sólo sobreviven los que se adaptan, o hay espacio para los más puristas?

Acertados o no, muchos son los grupos musicales que, en un momento dado de su carrera, deciden que el estilo con el que han llegado a ser más reconocidos debe echarse a un lado dando paso a variantes, con el fin de no estancarse. La evolución.

Todos somos conscientes de la cantidad de ejemplos existentes en el panorama musical y, sin ánimo de polemizar, nos gustaría que nos dieseis vuestra opinión sobre qué grupos os han decepcionado por su viraje estilístico o cuáles habéis redescubierto gracias a su metamorfosis (ya sea más o menos drástica). Además, como en todo debate goloso y polémico que se precie, existen dos bandos bien diferenciados. Por un lado, los nostálgicos y haters de lo nuevo (muchas veces con razón) y por otro, los partidarios de que evolucionar es o debería ser algo inherente a cualquier expresión cultural que pretenda alcanzar su techo creativo.

Dada la multitud de bandas que han puesto el grito en el cielo de muchos de sus fans, hemos decidido hacer una serie de artículos sobre los grupos que han decidido arriesgar su propuesta y analizar brevemente como les ha salido.

¿Que pasa cuando descubres el cambio? La sensación es muy común y ahora empatizaréis con nosotros. Escuchar un nuevo disco de uno de tus grupos fetiche y cuando te quieres dar cuenta, tienes el ceño fruncido mientras mascullas un ‘¿pero que coño? Ya no son los que eran‘ y sobrevuela en el ambiente el fantasma del ‘antes molaban’. Aunque, como en la vida, la costumbre, a base de escuchas, puede que te lleve a apreciar lo que en un principio rechazabas.

Como en Sonwall somos hijos de los maravillosos noventa, hemos decidido empezar por tres bandas que son puro millenialismo (Arrabal dixit). Pero no os preocupéis, esta sección no pretende ser un “Novéntame otra vez”, aquí respetamos lo público y aún no nos alcanza para un picapleitos. Por eso, aquí tendrán cabida las excentricidades o genialidades fruto de las inquietudes de sus protagonistas, ya fuesen creativas o mercantiles, que se hayan dado a lo largo de la historia de la música.

ARCTIC MONKEYS

No sabemos qué habría pasado si Josh Homme (QOTSA) no se hubiera llevado a los de Sheffield en 2009 a grabar al estudio “El Rancho de la Luna” en Joshua Tree (California). Sin esta parada sureña en su carrera, quizás hubieran seguido sacando grandes discos, de eso no hay duda, pues los tres largos predecesores a Homme tuvieron gran parte de culpa de que el indie fuese considerado un género. Sin embargo, es muy probable que hoy no escucharíamos los ‘Humbug’, ‘Suck it and see’ y ‘AM’ tal y como los conocemos. Si bien es cierto que las variantes musicales se producen (en menor medida) durante toda su carrera, el salto de calidad que dan tras ese punto de inflexión en 2009 es apabullante. Gracias a su propio talento y ganas por no morir de indies, han alcanzado el culmen (por ahora) de su carrera con el colosal ‘AM’.

music black and white arctic monkeys alex turner one for the road

ARCADE FIRE

En 2013 fue cuando los canadienses se cansaron de la épica y el órgano y lanzaron ‘Reflektor’. Que vaya por delante que aquí somos de ‘Reflektor’. No es un disco redondo ni mucho menos pero para ser la primera vez que estrechaban las manos con el omnipresente e incansable James Murphy (álma máter de LCD Soundsystem) han surgido joyas como ‘Reflektor‘, ‘Afterlife‘ o ‘Here comes the night time‘.
En definitiva, un álbum imperfecto que nos muestra la dificultad de mirar hacia adelante sin ver por el retrovisor el vecindario de ‘The Suburbs’.

arcade fire

THE STROKES

Con la banda neoyorquina, nos encontramos el caso opuesto a lo que han hecho sus coetáneos, Arctic Monkeys con el devenir de su carrera. Después de dos trabajos cargados de himnos como ‘Is this it’ y ‘Room on fire’, y el infravalorado ‘First Impressions of Earth’, el grupo liderado por el peculiar Julian Casablancas inició una cuesta abajo de la que parece difícil que se recuperen. No sabemos si por la no muy fluida relación entre sus componentes, o que quizás no tengan el talento suficiente. Lo cierto es que, el camino evolutivo que han tomado no parece que les favorezca demasiado. En ‘Angles’, paradójicamente, sacan uno de los singles más potentes de su carrera como es ‘Under cover of darkness’, pero en general las canciones no terminan de encajar unas con otras formando el todo que deberían.


Como os hemos dicho, se nos quedan muchísimos ejemplos de la evolución en el tintero; ya sean polémicos (Metallica), graciosos (Dover), aciertos (The XX) o despropósitos (Coldplay), intentaremos abordar los máximos posibles. Por supuesto, aceptamos sugerencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close